La productividad depende de la salud

0 129

Según el más reciente informe realizado por Retos Globales Corporativos (GCG, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, la falta de asistencia de los trabajadores le cuesta a las empresas alrededor de USD 150 billones al año; sin embargo, los que asisten y no son completamente productivos por problemas de salud, generan un costo de USD 1.500 billones al año.

 

 

Comer algo de calidad y agradable no es una opción cuando el calendario en Outlook no tiene un espacio en blanco o la agenda está a reventar. ¿Cómo combatir los temas de salud en la oficina? Las siguientes claves pueden ser un buen comienzo:

1-Desayunar: Después de seis o siete horas de ayuno, el cuerpo necesita alimento para recargarse y comenzar la jornada con energía. Cuando se pierde ese primer combustible del día, a media mañana se está propenso a picar, merendar y comer de más para sobre compensar la pérdida del desayuno. Consumir carbohidratos, grasas buenas y fibras en la mañana mantendrá el organismo satisfecho por más tiempo y se esquivarán los antojos. Antes de salir, prepare un batido con media taza de frutos rojos, una cucharada de avena clásica, una cucharada de linaza molida y un vaso de la leche preferida, de fuente animal o vegetal. Así evitará parar a comprar un café camino a la oficina, que en altas cantidades afecta negativamente la capacidad mental, según un estudio publicado en el Journal of Alzheimers Disease.

2-Tomar agua: Muchas veces, el hambre es por deshidratación. Beber agua aumenta la energía; cuando el cuerpo está deshidratado, se siente cansado, débil, mareado y sin energía. Mantener agua a la mano es clave. Almacenar botellas de agua en la oficina y dejarlas a la vista vencerá la pereza de ir por agua cuando aparezca sed. Beber un vaso de agua media hora antes de cada comida es recomendable para mantener un correcto funcionamiento del organismo. Los estudios demuestran que quienes beben dos vasos de agua antes de las comidas se sienten más  atisfechos y comen menos.

3-Incluir grasas buenas: El cuerpo utiliza la grasa que consumimos para generar energía, mejorar la salud del cabello, la piel y las uñas, promover la absorción de vitaminas y ejercer las funciones corporales normales de cada día. Mantener un paquete de nueces o semillas en el escritorio es una mejor opción para merendar en lugar de no comer o ingerir cualquier cosa de la cafetería. Las nueces y semillas son una de las mejores fuentes de omega-3 de origen vegetal.
Por ejemplo, a las personas que manejan mucho estrés, se les recomienda comer un puñado de semillas de girasol, ya que aportan ácidos grasos y lecitina, componentes necesarios para el buen funcionamiento cerebral.

4-Dormir: La falta de sueño altera el reloj biológico y puede conducir a una regulación ineficaz del cuerpo en cuanto al balance de energía, el metabolismo y el apetito. La falta de energía muchas veces se debe a la falta de 7 u 8 horas de sueño continuo. Establecer una alarma que recuerde a que hora se debe ir a dormir, para asegurarle al cuerpo la cantidad de sueño que necesita para continuar con sus labores diarias, es una buena opción. De esta manera, en la noche, mientras está poniéndose al día leyendo cientos de correos electrónicos, la alarma le recuerda que es hora de apagar y dormir. Esforzarse por lograr entre 7 y 8 horas de sueño cada noche es clave para recargarse de energía.

5-Ejercitar cuerpo y mente: Nilofer Merchant, de Harvard Business Review, dice: “Después de una hora sentados, la producción de enzimas que queman la grasa disminuye a un 90 % y el metabolismo del cuerpo se torna mas lento.
Después de 20 minutos, la sangre empieza a acumularse en las piernas y la presión aumenta en la espina dorsal”. Entre reuniones y llamadas, tomar 5 minutos para ir al baño o para hacer un estiramiento de escritorio permite que la sangre fluya al cerebro y se mejora la creatividad. Por ejemplo, para incrementar el flujo sanguíneo y dar un empujón a la actividad cerebral, se puede levantar e intentar alcanzar los dedos de los pies entre 10 y 30 segundos. ¡Mantenerse activo hace la diferencia!

Comenzar a implementar hábitos sanos dentro de los extensos horarios en la oficina puede ser la clave para mejorar la salud y el rendimiento. Estos consejos básicos ayudarán a mantenerse lejos de marchitarse detrás de un escritorio a raíz de la carga laboral y, consecuentemente, pueden mejorar la productividad de la empresa.
www.IvonnePelaez.com
(813) 453-4867
Facebook.: ivonnepelaezofficial
Instagram: ivonnepelaezhealthcoach

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.