Presente y futuro del mercado asegurador en Latinoamérica

0 1.351

A pesar de ser un mercado grande, en América Latina el sector asegurador sigue yendo unos pasos por detrás de mercados como el americano o europeo. Una miríada de países, desde México hasta el Chile más meridional, con necesidades dispares pero también con puntos en común —la creencia de que más vale prevenir que curar—, son el escenario en la historia del seguro en América Latina, un sector que ya debería empezar a dar señales del inicio de un nuevo acto.

Primero de todo, preguntémonos qué ha provocado que en la región de América Latina el seguro tenga menos penetración que en otros, como el americano (en el primer, las primas del sector asegurador representan un 3,2% del producto interior bruto (PIB) local; en USA, el 7,5 %). Las recurrentes crisis económicas, la desigualdad de ingresos, el bajo nivel de ahorro y una desconfianza persistente en el sector financiero han sido condicionantes de ello.

No obstante, a pesar de ello, los expertos consideran que la industria en la región ha tenido un avance favorable en la última década. Dicho de otro modo, se ha avanzado sin prisa pero sin pausa. Lo ratifica el hecho de que en 2006 las primas regionales alcanzaban apenas el 2,1% del PIB (más de 60.000 millones de dólares).

Un desarrollo complejo, de eso no cabe duda, debido a los altibajos en la economía de países sureños como Brasil, Argentina, Venezuela y Ecuador, lo cual bloqueó el crecimiento de la zona y provocó una recesión (2016) que también afectó a las grandes empresas aseguradoras.

Así pues, las caídas fueron la tónica general en 2014 y 2015, aunque en 2016 se cerró el año con una cierta recuperación, auspicio de una ligera recuperación, refrendada por el incremento del 1,2 % en el volumen total de primas. Otra buena referencia es que Brasil (solo este país controla la tercera parte del mercado latinoamericano) desde hace un año comenzó a salir del bache, según muestran los datos de su crecimiento económico.

Así las cosas, el principal riesgo del sector asegurador en América Latina es la falta de continuidad en las tasas de crecimiento general, la inflación y la fragilidad de ciertas monedas. En definitiva, la inestabilidad política y, de forma consecuente, económica. No obstante, el panorama es favorable. Según fuentes expertas, se prevé un crecimiento del 2 % y el 3 % del PIB durante los próximos diez años. La clave para ello es que los países eviten en la medida de lo posible nuevas recesiones y periodos de inestabilidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.